¿Orientación Vocacional?

Enfrentarse a un entorno universitario y sus retos no resulta sencillo para una gran cantidad de jóvenes.

Esto se debe, en parte, a algunos errores típicos que se cometen al momento de elegir una carrera. Por otro lado, existen, también, otros factores que generan esta especie de choque de trenes. En este artículo hablaremos de algunos de estos factores, y te daremos algunas claves para que, desde tu propia experiencia, puedas disminuir el impacto.

La primera dificultad con la que nos hallamos al momento de terminar nuestro bachillerato corresponde a la elección de la carrera.

Hemos visto que, en gran medida, esta elección obedece más a una presión externa, familiar y económica, sin que medie un aspecto tal vez más importante: la claridad en el deseo y el conocimiento previo en torno a la carrera que se elige.

En el breve tiempo del bachillerato se tienen pocas oportunidades de conocer las aptitudes y habilidades que nos guían hacia una intención, llamado o vocación, por lo que muchas veces, la decisión por un proyecto de vida universitario queda en otras manos, generalmente, las de aquellos que van a financiar nuestro proceso de educación superior, es decir, nuestros padres.

No pocas veces, la falta de una clara orientación vocacional para la elección de una carrera nos lleva de forma irremediable, a tropiezos y desmotivaciones que nos obligan a dejar la universidad por un tiempo, corriendo el riesgo de no encontrar una segunda oportunidad para retomar o cambiar de carrera.

Para afrontar esta dificultad, no te olvides de informarte acerca de las disciplinas y/o carreras que te parecen afines, conoce las materias que en ellas se estudian, indaga sobre los temas de actualidad que les corresponden y empápate de sus aportes a la vida contemporánea. Esta es una manera bastante útil y sencilla de clarificar tu afinidad por la misma.

Si ya pasaste por la dificultad anterior y tu problema no es de falta de claridad en tu deseo, tal vez te encuentres frente a otras dificultades como el cambio de ritmo y el aumento de los niveles de exigencia para abordar nuevas problemáticas, comprender, interpretar, argumentar y pensar de forma autónoma; sin olvidar que te enfrentas, también, al reto de administrar tu propio tiempo de estudio y desarrollar nuevas técnicas de lectura y comprensión, basadas en modelos de pensamiento que no conocías, como el pensamiento complejo, el sistémico, el creativo y el prospectivo.

Salir airoso de este choque no resulta fácil, exige un alto grado de auto exigencia y disciplina. Por ello, te ofrecemos programas que te permitirá aclarar tu deseo frente a la decisión de consolidar un proyecto de vida para desarrollar tu perfil profesional, te brindarán un proceso de nivelación para el desarrollo de competencias básicas de lectoescritura y pensamiento lógico matemático; además de aportarte herramientas para desarrollar más tipos de pensamiento, propios de niveles universitarios (sistémico, prospectivo, creativo y complejo). Y, por si esto no fuera suficiente, nuestros programas te ofrecen, también, una retroalimentación en el desarrollo de estas competencias de pensamiento, a través de modernas tecnologías neuropsicológicas para mejorar la atención, la memoria y aumentar la agilidad del pensamiento.

Anímate, ponte en contacto e inscribete en nuestros Programas!!

Orientación Vocacional